La bella Jardinera – Rafael


0
(0)

1507, óleo sobre madera, 122 x 80 cm, Museo del Louvre.

Pinturas Renacentistas - La Bella Jardinera
La Bella Jardinera

Dulzura y equilibrio: el arte de las madonnas. Una de las mejores obras del período florentino de Rafael, «La bella jardinera», recibió esa denominación en el siglo XVIII debido a la simplicidad y a la frescura de sus personajes.

La Virgen, emblema del amor materno , está representada en una postura natural, desprovista de todo hieratismo. Las líneas de los cuerpos, en suaves curvas, se amoldan armoniosamente a la forma del marco.

El paisaje unificado, de tintes  suaves, realza la impresión de serenidad de una escena que es más maternal que religiosa. La soltura de las líneas y la suavidad de los rasgos de la madonna hacen de este cuadro un modelo de su género,  desde los pintores clásicos hasta Ingres.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.